LAS 3 PARTES QUE NOS CONFORMAN

Quiero hablarte de las 3 partes más esenciales del ser humano. Si entiendes esto serás capaz de tomar distancia de tus problemas, tus pensamientos y emociones negativas y mucho más.

Me resulta triste comprobar una y otra vez como las personas nunca se plantean mirarse a sí mismas de una manera más holística. Pensamos que somos un cuerpo y una mente que piensa y ya..¡pero somos mucho más que eso!

Somos seres complejos hechos de materia y energía y todas nuestras partes funcionan en sintonía unas con otras. Si una parte falla, otra se ve afectada. El problema es que no miramos todas nuestras partes. Si nos enfermamos, el médico nos mira solo lo que aparentemente está enfermo pero las causas pueden ciertamente nacer de otra parte de nosotras, quizá a nivel emocional o un desequilibrio energético.

 En esencia estamos creadas de energía pura pero dejando eso a un lado para verlo de manera más práctica y mundanal, los seres humanos somos un conjunto de cuerpo, mente y presencia, partes que funcionan como un todo. Es importante que conozcas estas partes para no solo conocerte mejor sino para poder tomar distancia y perspectiva de cada una de ellas cuando el momento lo requiera. Déjame que te explique.

Somos CUERPO: Ciertamente tenemos un cuerpo físico que nos permite disfrutar de la realidad tridimensional. Este funciona gracias a nuestra mente subconsciente que rige sus funciones sin que nosotras tengamos que pensar en eso. ¡Y menos mal! Jajaja. También nos permite sentir emociones e intuiciones. 

Somos MENTE: Nuestra mente es la que le da sentido a nuestra realidad. Sin sus interpretaciones, seríamos zombies caminando sobre la tierra. Me explico: tus ojos ven pero sin tu mente, lo que ves no sería nada. Es tu mente la que te dice lo que ves y le da sentido. La mente filtra y crea la realidad que experimentamos y nos permite, con ayuda del cuerpo, utilizar nuestros 5 sentidos para que nuestra experiencia terrenal se sienta real.

En nuestra mente tenemos dos partes: el consciente y el subconsciente. El consciente filtra la información inmediata para pasarla al subconsciente que será el que dictamine cómo experimentamos la vida según a lo que en ella hayamos almacenado con ayuda de nuestra mente consciente.

Somos CONCIENCIA: La esencia de nuestro ser, lo que realmente somos es consciencia pura. Según las enseñanzas de tantos y tantos maestros espirituales, somos consciencia experimentándose a sí misma. Así que esta es la parte fundamental y más real de nosotras.

Para sentir esta parte solo tienes que acallar tu mente por un instante y sentir quien es consciente de que existes, quién es ese yo que dices ser. Debes dejar de lado toda la historia de tu vida (que no es más que tu mente y sus recuerdos). Sin tu identificación mental, sin tu pasado o futuro ¿quien eres?. La consciencia que tu eres te lleva acompañando toda la vida. Es la única parte de ti que no cambia, que no se ve afectada por nada, que no juzga, que solo está consciente de las cosas que suceden, que simplemente es. 

Piensa en tu vida. En un momento te estás tomando un café con alguien y tu consciencia está en eso, después te vas al trabajo y tu consciencia está en eso, luego te vas a comer, etc...la única parte que te acompaña siempre es tu consciencia. Eres consciente de lo que vives en cada momento independientemente de lo que esté pasando fuera y ha sido así desde que naciste. 

Imagina que eres un bebe que acaba de nacer. No sabes nada del mundo, nada de tu cuerpo, no tienes pensamientos, nada de nada, solo eres. ¿Puedes sentir esa parte de ti eternamente consciente?

Y si esta es la parte fundamental de nosotras, la parte que es real, entonces entendemos que la mente y el cuerpo están al servicio de esta parte. Si tomas conciencia de esto, puedes, sin duda, distanciarte de tus incesantes pensamientos porque te das cuenta de que los pensamientos solo son pensamientos, que vienen y van, millones al día y que tan solo tienen la importancia que tú quieras darle. La presencia que tu eres no son esos pensamientos. Esto te ayudará también a meditar si eres de esas personas que no pueden acallar a sus mentes parlantes.

Y lo mismo sucede con las emociones. Tendemos a sentirnos identificadas con nuestras emociones…”hoy me siento así y no me gusta” y te dejas llevar por esa emoción. Pero las emociones son solo energía en movimiento. Si te identificas, se estancan en tu cuerpo pero si tomas distancia, sabiendo que tu no eres esas emociones, que solo son parte de tu experiencia pero en esencia no son tu y que si las dejas pasar sin darles mayor significado, estas se irán igual que lo hacen los miles de inútiles pensamientos diarios. Las emociones solo se quedan contigo según el significado que tu mente les de. Pero ¿entiendes lo libre que te sentirías si no las etiquetaras ni les dieras significado con tu mente? ¿si dejaras que tu esencia, que es conciencia pura, las observara o incluso sintiera en tu cuerpo pero sin darle ningún tipo de importancia...?

Es así. Somos un conjunto de partes. Partes que nos sirven para experimentar nuestra experiencia terrenal pero en el fondo lo que somos es consciencia. Lo único real y permanente en tu vida es la parte que es consciente.

Y ahora que lo sabes, 

¿Cómo va a afectar a tu vida?

¿Podrás soltar la importancia que le das a las cosas, el significado que tú le impones a las circunstancias y a las personas? 

Una de las claves para una vida más feliz es el rendirse a lo que es, el soltar. Y con esta información que acabo de compartir contigo podrás hacerlo fácilmente. Y cuando sueltas carga, creas el espacio que necesitas para que cosas nuevas y maravillosas lleguen a tu vida. Recuperas tu poder de manifestación.

Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.